miércoles, 17 de octubre de 2012

4to Capítulo: Confesiones



Enrique se veía muy bien con la ropa que llevaba puesta, era irresistible, bueno al menos lo era para mí, pronto se le acercó un muchacho  que hablo unos pocos minutos con él y luego se fue

-Alison! Regresa a tierra-dijo Vanessa

-Ah!? ……. Que?- respondí desorientada

-Te vas a quedar mirándolo toda la noche me respondió-deberías hablarle

-Tienes razón, pero es que no puedo, me pongo nerviosa y un poco atolondrada cuando estoy cerca de él

-Pero yo sé que tú puedes controlar eso además no te va a pasar nada si le hablas, sino lo haces como vas a conseguir lo que quieres

-Tienes razón, creo que iré- le dije poniéndome de pie

-¡Suerte!, y no regreses pronto

Estaba dirigiéndome  hacia Enrique y en el camino sentí que alguien me tocó el hombro, volteé a ver de quien se trataba

-Alison, ¿A dónde vas?- era Mateo

-Bueno iba… quería hablar con Enrique-dije

-¿Quieres hablar con Enrique? ¿Por qué? – me interrogó

-Es que no te he dicho algo importante sobre él, ya que no te he visto hace un tiempo no te lo he podido decir

-¿Qué pasa Alison?, me estas asustando, si él te a echo   algo yo podría…-respondió un poco alterado 

-No ha pasado nada, salvo que ha entrado en mi corazón, ahora siento algo muy fuerte por él, me enamoré y no sabes cuánto me hace sufrir eso pues él no parece muy interesado en mí, no se lo digas a nadie, solo lo saben Vanessa y tú, te lo digo porque eres un gran amigo, mi mejor amigo

Mateo me quedo mirando por un rato sin decirme nada, parecía querer decir algo pero no se decía si hacerlo o no, pero al final dijo

-Si él no se fija en ti es porque no es nada inteligente, tu eres una chica perfecta para cualquiera

-Gracias Mateo, pero tú solo lo dices porque eres mi amigo

-No hablo enserio, lo digo porque te conozco y se lo valiosa que eres

Lo único que hice fue abrazarlo, pensando en lo buen amigo que tenía, no sabía que él pensaba que era una buena persona, podía sentir sus brazos muy fuertes alrededor mío que respondía mi abrazo, con esto le quería demostrar lo cuan agradecida estaba de que el fuera mi mejor amigo

-Gracias Mateo, Te quiero

ÉL me sonrió y fijo su mirada en mis ojos

-No hay nada que agradecer, yo también te quiero

-Gracias-dije sonriendo- Bueno cambiando de tema ya no quiero hablar de esto, cierto ahora que me acuerdo ¿Qué me querías decir en privado?

Cuando le pregunte esto note que su rostro había enrojecido un poco, se había avergonzado, me preguntaba a que se debía esto

-No…nada importante-tartamudeo

-Mateo tienes que decir que ibas a decirme-exigí

-Nada Alison olvídalo, era una tontera, olvida que tenía que decirte algo

 
-Esta bien, pero sabes que puedes confiar en mi para lo que quieras, ¿lo sabes verdad?

-Si Alison lo sé, pero bueno la fiesta todavía continua ¿no quieres ir a bailar?   -Sí claro, pero te advierto que no soy muy buena bailando

-Yo iba a decirte lo mismo, tampoco soy un buen bailarín, así que no importa, vámonos  

Baile con él unas cuantas canciones, sus pasos me hacían reír demasiado lo estaba pasando muy bien, Mateo era muy divertido, tan divertido que había olvidado que había venido también con Vanessa, por lo que mientras bailaba con mi amigo, la busque con la mirada y la encontré hablando con Laura pero sabía que no le hacía mucho caso pues nos observaba a Mateo y a mí con una cara muy molesta, tendría que disculparme con ella por haberla dejado sola y además se suponía que tenía que estar hablando con Enrique

-Mateo- dije interrumpiendo el baile

-¿Qué pasa Alison?

-Creo que debo ir a ver a Vanessa

-Ok, no hay problema. Luego te veo

-Sí, tenemos que regresar juntos

Me dirigí a donde estaba Vanessa, pero antes de que pudiera sentarme a su lado se paró jalándome hacia el jardín donde ya no había muchas personas

-¿Qué pasa Vanessa?- le pregunté

-Tengo que confesarte algo de lo que estoy completamente segura ahora
 
-¡Dime!, no te quedes callada

-Lo que te voy a decir ahora no es broma. Estoy enamorada de Mateo…

-¡¿Qué?!-interrumpí

-Sí, lo sé es difícil de explicar, pero solo sucedió

-¿Desde cuándo?

-No los sé exactamente, pero creo que me di cuenta de esto cuando comencé a extrañarlo demasiado durante todo el verano que no lo había visto y cuando lo vi hoy bailando contigo me sentí muy celosa, solo espero que se de cuenta pronto porque no me gusta sufrir y mucho menos por amor

-Ya lo sé siempre me lo dices, bueno yo ya se lo que se siente

-¿lo dices por Enrique?, pero ya pasara- respondió

-Si ojala, mejor vamos a la fiesta porque no quiero perdérmela, ya falta poco para que regrese a mi casa y quiero disfrutar al máximo el tiempo que queda

-Esta bien pero guarda el secreto

-No te preocupes, nada saldrá de mis labios

Estamos yendo  a la puerta para entrar a la sala y apareció Enrique. Me pregunte ¿habrá escuchado nuestra conversación?

-¡Alison!-dijo Enrique

-Hola-saludo Vanessa – Ali te espero adentro-dijo sin opción a que le dijera que se quedará

-Ok, no creo que demore- le respondí

-Enrique ¿Cómo estás? No te había visto- le dije muy nerviosa

-¿Enserio?, yo te vi desde que entré-dijo y sonrió  


Nota de las Escritoras: Esperamos que disfruten leer esta historia. No olviden dejar sus comentarios. 
       

2 comentarios:

  1. Alison, que buena esta tu historia. Creo que deberiías subir los capitulos más seguidos para no perder la ilación de la historia ;)

    ResponderEliminar